Para realizar un ojal existen diferentes maneras. Si se está tejiendo en fibra muy delgada y el ojal que se pretende hacer es pequeño, se puede realizar una vez finalizado el trabajo, de la siguiente forma:
 Ojal abierto sin tejer. – Introducir cuidadosamente una tijera pequeña cerrada en el lugar donde se pretende realizar el ojal. Una vez metida de esta manera entre la trama del trabajo, abrirla. Las hojas de la tijera al abrirse separarán las hebras, sin cortar. Mantener algunos segundos la presión de la tijera en el lugar, luego cerrarla y retirar. Las hebras del trabajo habrán quedado claramente separadas, formando una pequeña abertura. Luego, a fin de que no se pierda el orificio, se dan unas puntadas, fijando las fibras de manera de que quede firme el ojal, o puede realizarse en punto festón, alrededor de la abertura.

 Ojal tejido. – Por lo general, se realizan los ojales en una vista u orillo del trabajo. Es importante dejar algunos puntos de borde. Esto permite que se mantenga la forma del ojal. Tejer los puntos de orillo, luego rematar o cerrar 1 punto o más, según sea el tamaño del ojal que pretendemos hacer. Continuamos el resto de la hilera de forma normal. En la hilera siguiente, al llegar al lugar del ojal, realizar un aumento con tantos puntos como se hayan rematado para el ojal. De esta manera volvemos a tener la cantidad total de puntos de la hilera y el ojal perfectamente visible.

Otra manera para realizar pequeños ojales es levantar la hebra que está entre un punto y el siguiente, tomarla en la aguja derecha y tejer a continuación dos puntos juntos.

About these ads