101_0172Es real y sincero mi deseo de un muy feliz año para todos.
Al finalizar un año, estamos llenos de buenos propósitos para el próximo. No hacemos más que saludarnos y desearnos unos a otros, lo mejor para el Año Nuevo. Y… así debe ser.

Está bien renovar las esperanzas y reciclar nuestros sueños, nuestros proyectos más ambiciosos. De esta manera queda siempre la esperanza de concretar el año que viene, lo que no pudimos terminar en este. Sería desesperante saber que ya no tendremos una nueva oportunidad para terminar nuestros proyectos, concretar nuestros sueños.

De esta manera, cerrando un ciclo y comenzando otro, la vida transcurre inexorablemente.

El tiempo pasa silencioso e imparable, mientras nos distraemos fantaseando, con la utopía de un tiempo mejor, pero siempre en futuro. Nunca lo alcanzamos, siempre será para el Año Nuevo.

No paramos nuestra imaginación para vivir en presente. El pasado, pasó, y el futuro, no ha llegado, pero esperándolo, no vivimos el presente.

Ahora ha llegado el Año Nuevo, ya no es el que vendrá, ya no es futuro. Vivámoslo a pleno.

¡Trabajo, Salud, Dinero y Amor! Y… todo el 2009

Felicidades para todos.

Anuncios